8/6/12

Salto olímpico - Piñazo olímpico

Proyecto 365

Día 161

Todos sabemos que C3-PO es un inocente. Sí. No fue programado para la picardía ni para el engaño. Y como una vez escuchó decirle a un trooper que fue de turismo por Barcelona que había visto en las Piscines Picornell unas imágenes espectaculares de saltos olímpicos, y como sabe que su compañero R2-D2 toma muy en serio las opiniones de ese trooper (ya hemos hablado largo y tendido sobre ese tema…), C3-PO no quiso ser menos.

Fueron de fin de semana romántico a Venezia (Italia); y él sólo tenía claro que en esa ciudad hay abundante agua por todos lados y edificios y puentes lo suficientemente altos como para hacer saltos pentagésimo-mortales, algo fácil para un androide que «habla con fluidez más de seis millones de formas de comunicación».

Pero justo en el punto álgido de la enorme parábola que describió con su perfecto salto (que muchos críticos hubiesen puntuado con un «10»), abrió los ojos.

Y su vida se detuvo durante unos instantes. Recordó cuando perdió una de las piezas en la huida de la Estrella de la Muerte; recordó la desesperación que tuvo cuando unos sanitarios se llevaron a R2-D2 justo llegar a Tatooine; recordó cuando tuvieron que disfrazarse para que los stormtroopers no los reconocieran; recordó cuando un stromtrooper psicópata lo persiguió por los cuartos de la limpieza y por las duchas; recordó la rueda de reconocimiento; recordó cuando descubrieron que el mundo había sido destruido; recordó cuando lo descuartizaron en una corrida de toros; recordó el nacimiento de su primer hijo (que, aunque no fuese hijo suyo de verdad, él lo quería como si lo fuese); recordó cuando pilló a R2-D2 en la cama con otro stormtrooper; recordó cuando ganó a un trooper a los gladiadores; recordó el manteo posterior; y su caída.

Y hablando de caídas, su mente le volvió a la realidad. Y se dio cuenta que había escogido el único sitio de toda Venezia que no tenía agua debajo: la plaza de San Marcos… así que lo que le esperaba después de esa pirueta de lujo en el aire era un precioso, antiguo y sólido suelo.

Así que esto se convirtió en lo que fuese la 12ª forma de matar a C3-PO.

----
Nota: el fondo es una de mis cuadros favoritos, pintado por Antonio Canal (más conocido como Canaletto), un hombre visionario cuyo estilo no puede pasar desapercibido para nadie a quien le guste el arte, y que en este cuadro en concreto, para mi, llegó a su cumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario