23/7/12

Autofagia compulsiva

Proyecto 365


Día 203


El monstruo de las galletas es insaciable. Es ver una galleta y se la tiene que llevar a la boca. Tanto es así, que ya hace algunos años esa obsesión le llevó a hablar con un doctor un tanto reprochable para que le rellenara el cuerpo de galletitas saladas –sus favoritas–.

Un buen día, tropezó y se abrió una brecha en cabeza, por donde rebosaron algunas de esas galletas de relleno. Y él, lejos de asustarse o de escandalizarse buscando a un médico desesperadamente, alargó el brazo y dijo:

— Mmmm… ¡galletas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario