18/7/12

O sea que aquí el primitivo soy yo, eh?

Proyecto 365


Día 198


Rex siempre había vivido engañado. Le habían enseñado en la escuela que él era de una especie prehistórica, condenada a extinguirse al cabo de poco tiempo. Por eso siempre había intentado comer tanto como le fuese posible. Ya sabéis: que le quiten lo bailao.

Por contra, el cocodrilo, un niñato que había ido a clase con él, siempre le había dicho que él sobreviviría durante millones de años. Y seguiría tan fresco, seguido de un «na-na-na-na-naaa-na» burlesco, sacándole esa larga lengua.

Pero Rex no lo tenía muy claro. Sólo bastaba con verlos a ambos para no entender eso de "primitivo"…

No hay comentarios:

Publicar un comentario