26/8/12

La muerte de Neil Amstrong

Proyecto 365


Día 231


Hoy (25/08/2012) nos ha dejado un hombre que inspiró una pasión en muchos niños. Un hombre que hizo que, al preguntárseles sobre qué querían ser de mayores, muchos –como yo– respondiesen con emoción «Astronautas».

Esa pasión por querer ir más allá, que al parecer todos llevamos grabado en nuestro instinto, hizo que hombres como él llegasen todo lo lejos que ha llegado la Humanidad hasta hoy en día.

Ese 21 de julio de 1969, millones de personas alrededor del mundo le vieron pisar el suelo lunar, y decir esas célebres palabras: «Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la Humanidad».

Independientemente de la polémica posterior, que hoy no viene a cuento, ese día se encendió la llama en muchos corazones inocentes que vieron como conquistar otros planetas era, al fin, un hecho posible. Un hombre que, en definitiva, inspiró.

Yo no tuve la suerte de poder presenciar ese momento crucial, pero lo he visto miles de veces. Y cada vez que lo hago, un pequeño calambre me recorre la espina dorsal, pensando en la eterna belleza que debe de ser poder ver el universo tan cerca, casi poder tocarlo con mis dedos, y no ser más que vacío. He crecido, y sigo soñando con ser astronauta, con poder sentir eso, aunque soy consciente que nunca lo lograré.

Hoy, algo de esa llama se ha apagado. Y, por fin, Neil Amstrong ha logrado volver al espacio. Llamadle Cielo, si queréis. Para él –y para mi– es lo mismo.

DEP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario