20/4/16

Tutorial: Autodecapitación con Photoshop

La foto se las traía. Pero como el mensaje que quería transmitir era muy fuerte, decidí no andarme por las ramas y poner toda la carne en el asador. Para una explicación completa del porqué de la fotografía, os recomiendo pasaros por mi Flickr, dónde lo comento largo y tendido :)

Aquí tenéis una de las fotos más duras que he hecho jamás:

15/52X - Rojo

Lo primero, como evidentemente no podía decapitar a nadie (además de no ser legal, es un acto bárbaro y asqueroso), fue documentarme un poco. ¿Cómo son las heridas por corte de cabeza? ¿Hay mucha sangre? Este paso os lo ahorro, porque la verdad es que esto de buscar estas mierdas me dio tal mal rollo que no se lo deseo a nadie. Dicho sea de paso, que todo el material gráfico que puede encontrarse en GoogleImages es de lo peor que he visto en mi vida.

Curiosamente a lo que hubiese podido esperar, una decapitación no implica mucha cantidad de sangre corriendo ni salpicando por ahí. No tengo claro que sea porque las fotos están hechas al cabo de un rato o por el hecho de que el corazón esté por debajo del corte y la gravedad y la diferencia de presión hace que la sangre baje hasta los pies antes que salirse para afuera. No quise averiguarlo. El caso es que la sangre no abunda. Y con eso es con lo que os tenéis que quedar.

Lo segundo, la preparación. Como no necesitaba una imagen de cuerpo entero (lo importante sucedía de cintura para arriba), encuadré la cámara en un plano medio, lo suficiente como para que los brazos tuviesen libertad de movimientos y pensando en el espacio para la cabeza, que estaría totalmente descentrada respecto del cuerpo.

Para ver lo que hacía, y que la postura fuese la correcta (trazando una pequeña diagonal con los brazos para dar un poco de asimetría a la escena), conecté la cámara al portátil y utilicé el visor LiveView del programa DSLRRemotePro, que permite ver lo que ve la cámara a través del ordenador y usar su pantalla a modo de teleprompter televisivo. Me vestí con el traje y camisa, cogí el cuchillo con la mano derecha (la que cualquier persona diestra usaría para asestar tal corte) y con la mano izquierda (que después del montaje quedaría reemplazada), usé el disparador remoto. Era importante que el cuello estuviese terso y estirado hacia arriba, con el mentón levantado, para evitar al máximo las sombras. Me bastaron 2 tomas para quedar satisfecho.


El siguiente paso fue hacer la foto de la cabeza. Me desnudé de cintura para arriba, me di una vuelta al cuello con cinta adhesiva y, con los dedos de la mano derecha, me hice una línea de pintura tempera roja siguiendo la cinta del cuello. Posteriormente, quité la cinta y quedó la pintura con una línea perfectamente delimitada que me serviría para hacer el recorte. Cogí el disparador remoto con la mano derecha, puse la cabeza más o menos dónde en las primeras fotos tenía la mano izquierda, para obtener la misma iluminación, profundidad de campo y demás y disparé, cogiéndome del pelo (que me había estado dejando más largo de lo que hubiese querido expresamente para esta fotografía) con la mano izquierda, intentando que ésta quedase frontal a la cámara. Ello me obligó a torcer un poco el cuerpo, porque anatómicamente la mano quedaba algo virada hacia el centro (uno no puede cogerse la cabeza desde atrás, si no siempre des del lado). Eso lo usé para dar algo más de dinamismo extra al mostrar la cabeza algo girada, como si la blandiese con la mano. Otra vez, y gracias a tener la ayuda visual del monitor, me bastaron un par de tomas. En una de ellas, añadí algo de babilla en la comisura de la boca.


Y final de la parte fotográfica. Ahora tocaba editar. A nivel de procesado, poca cosa, la verdad. Temperatura de color, contraste, niveles y poco más. La caña vino con el Photoshop.

Empecé por recortar la cabeza de la segunda foto y por borrar (primero de forma basta) la de la primera, y en colocar la cabeza sobre la mano izquierda, dejando la composición acabada. Además, de-saturé algo el tono de piel de la cabeza para darle un aspecto más de desangrado.


Para el detalle del corte del cuello en la foto del cuerpo, como no conseguía nada realista, empecé a buscar fotografías libres de derechos en internet, primero de maquillajes de Halloween y luego, ya más específicamente, de muñecos decapitados. Hay cosas bastante chulas, la verdad. Hasta que encontré uno que me vino como anillo al dedo. Por tener suficiente resolución y por tener el ángulo correcto. Lo superpuse a mi foto y, usando máscaras, uní ambas imágenes en una. Añadí algo más de sangre en las uniones para que quedase fino, fino.



Para la sangre (manchas y goteos) usé distintos pinceles de Photoshop con suficiente resolución. Hay bastantes por ahí. Casi todos gratis. Usé capas distintas para cada una de las pinceladas para luego poder moverlas, tocarlas de color o enmascararlas por separado, sobretodo en las de la zona de la camisa.



Finalmente, sólo quedó añadir el pin de la banderita y aplicar distintas capas de control de color además del fondo en vignette.


Añadí el texto (dónde estaría la cabeza cuando ésta estaba unida al cuerpo) et voilà.


Espero que os haya "gustado" (dentro de lo posible) ;)

¡Nos leemos!

1 comentario: