2/5/17

Making-off de mi versión de la carátula del álbum The Miracle de Queen

La fotografía que presento esta semana tiene mucho de Photoshop. Evidente. Más que nada por mera imitación del original, pues no hay otra forma de conseguirlo. Pero querría hacer incapié en la parte fotográfica de la misma, porque no es trivial.

The Miracle cover version (2017). Ver imagen en Flickr


INSPIRACIÓN Y FOTO ORIGINAL:
La carátula de The Miracle es un clásico de la discografía de Queen, y en su momento marcó un antes y un después en la imaginería digital. Pero, a modo de comparación, la pongo. Evidentemente, no tengo los derechos de ninguna de las imágenes originales del álbum de The Miracle.
Carátula original para The Miracle, de Queen (1989)

Del mismo modo, navegando un poquito por Internet, encontré las imágenes originales que Richard Gray usó para hacer el diseño de la carátula de The Miracle:
John Decon | Roger Taylor | Freddie Mercury | Brian May. Fotografías originales para la carátula de The Miracle (1989)

Con esto en mente, intenté con lo que tenía a mano lograr una imagen lo más parecida posible.
Adrià Roca | Joan Coll | Marc Mateos | Irra Serra. Fotografías originales para la versión de la carátula de The Miracle (2017)


PARÁMETROS GENERALES:
Evidentemente, la imagen resultante es la mezcla de cuatro imágenes (una por cabeza) que debieron tomarse con los mismos parámetros de cámara en todas ellas para evitar cambios de enfoque, profundidad de campo, ruido y exposición. Para ello, el trípode y el modo de disparo y enfoque manuales fue básico. Al usar fondo negro y ocupar éste tanta parte de la imagen, usé el método de exposición manual sobre las mejillas, sobreexponiendo luego 1 punto. De este modo, la exposición entre tomas (tenieno en cuenta la piel y no la composición global, incluyendo el fondo oscuro) fue más coherente.

Era importante, para no fastidiar las uniones entre caras y cabello, que toda la cabeza estuviese a foco. Por ese motivo, y a diferencia de lo que suele hacerse en retrato (dónde se baja la profundidad de campo para centrar la atención en los ojos dejando la punta de la nariz y las orejas fuera de foco), cerré el diafragma a f/7.1 para augmentar la cantidad de enfoque en todos lados. Eso implicó subir la potencia de los flashes en +2/3 respecto a lo que caldría esperar para obtener la misma cantidad de luz entrando por el diafragma. Igualmente, de todos modos, el punto de enfoque siempre se realizó en los ojos, para asegurar que aunque quedase algo fuera de foco, siempre fuese en la zona posterior de la cabeza y no errar el disparo por una tontería así.

Al aumentar la profundidad de campo, y para mantener el fondo desenfocado a fin de facilitar el recorte posterior, nos separamos un metro y medio del mismo, aprovechando al máximo la profunidad de la sala dónde sacamos las fotos. La cámara tenía montada el 70-200 mm, disparando a 80 mm aproximadamente, con lo que tuve que desplazarla hasta casi unos 3 metros del sujeto para entrar en encuadre.

ILUMINACIÓN:
Los flashes utilizados en la imagen són tres: dos de ellos, los principales, ubicados a 45º horizontalmente y unos 30º por encima de la cabeza del sujeto. El de la derecha de la imagen con un softbox de 120cm en modo máster y el de la izquierda con un octabox de 90cm en modo esclavo.

Un tercer flash, en este caso de zapata con difusor, se ubicó detrás del sujeto, casi todando el fondo y a unos 45º por debajo de la cabeza del sujeto, disparado a máxima potencia, como luz de recorte para pelo. En las fotografías originales, la luz de recorte está por encima de las cabezas (y no por debajo), pero me quedé sin trípodes ni pies y tuvimos que sujetar nosotros mismos los flashes, en cuclillas por detrás del sujeto; y para evitar que asomase el cuerpo por detrás, opté por desplazar el flash hacia abajo y conseguir un recorte parcial antes que no poder tener nada.

FONDO:
Mi idea original para recortar el pelo hubiese sido hacer las fotos con fondo blanco, porque recorta mucho mejor el pelo (oscuro) que el fondo negro o gris-oscuro. El motivo por el que me decidí a hacerlas con fondo negro fue porque así se hicieron las fotos originales, y quería seguir el proceso creativo lo más parecido al de la foto original, así que aún y tener más contras que pros con eso, tiré por ahí.

ESTILISMO:
Evidentemente, esto es una foto amateur y no era plan de forzar el cambio de look a nadie. Quien llevaba barba, se quedó con la barba, y quién llevaba bigote, se quedó con él. Yo, porque a mi me da igual, me afeité, pero viéndolo en perspectiva quizá hubiese sido mejor no afeitarme y dejar pelo en la cara de todos más que ir a buscar el afeitado de algunos, que a la postre acabó haciendo mezclas raras, pero lo hecho hecho está :)

Además, el pelo tan reconocible de Brian May tuvo que versionarse con una peluca de estilo parecido pero mucho más corta. Para minimizar la diferencia de longitudes en el pelo de Brian, y cómo sólo debíamos ver una de las mitades de la cara de nuestro Brian, le pusimos la peluca en un lado de la cabeza. De este modo, aunque en la fotografía original parece que lleve un peinado cuanto menos extraño, logramos tener textura de pelo en la mitad izquierda de su cara. No fue suficiente, con lo que algo tuvo que añadirse luego por tamponeado, pero sin duda facilitó mucho el trabajo.

A nivel de vestido, bastaba con una camiseta negra para hacernos las imágenes, pues sólo se vería de pecho para arriba. Pero viéndolo a posteriori, quizás hubiese sido mejor hacernos las fotografías sin camiseta para no perder la textura de piel que, en los dos sujetos centrales, apareció al ensanchar la camiseta por debajo del cuello. De todos modos, y viendo la imagen original de Queen, ese es un punto que les pasó a ellos también, pues los cuellos están evidentemente con textura añadida a posteriori.

POSADO:
Una vez repartidos los papeles para cada uno de los sujetos (Irra, el más alto, haciendo de Brian May tuvo que ponerse la peluca afro) ubicamos las caras. En la imagen original, Freddie y Roger, están mirando frontalmente a cámara, mientras que Brian y John, en ambos extremos, tienen el rostro ligeramente girado hacia su lado. Aún y con eso, los cuatro están mirando fijamente a cámara.

Para mantener la posición de la mirada en todas los ojos, detalle clave para mantener la uniformidad, bajamos ligeramente la cabeza hasta que el iris quedó ligeramente tapado por el párpado superior y algo de blanco de la córnea aparecía por debajo, manteniendo los ojos bien abiertos. Estiramos el cuello echando la cabeza hacia adelante manteniendo los hombros erguidos para añadir sombra en la zona del cuello además de marcar una pose uniforme entre todos. No era muy ergonómica ni natural, que digamos, pero surtió efecto. Además, es la pose usada en la foto original para marcar las barbillas de los cuatro miembros de Queen.

Como teníamos las fotos originales sin el montaje, pudimos intentar imitar las expresiones para que el resultado fuese lo más parecido posible, aún y la evidente diferencia de fisonomía.

Originalmente, Joan Coll (Roger Taylor) y yo mismo (Freddie Mercury) estábamos intercambiados (como puede apreciarse con las expresiones faciales de ambos comparándolas con las originales), pero al quedar los bigotes juntos, ya en post-producción, decidí hacer el cambio para no obtener tanto peso visual por el pelo facial añadido al cabello de nuestro Brian May particular. De este modo, quedaba más equilibrado.

CONCLUSIÓN:
El resultado final, después de muchas capas, máscaras y niveles, es el que podéis ver al principio del post. Evidentemente hay cosas que vistas ahora mejoraría a la hora de sacar las fotos (lo que comentaba del pelo facial, algunas poses que no acaban de cuadrar pero que en el momento de sacar la foto me parecieron bien, como la de Adrià-John, que tiene la cabeza inclinada hacia el otro lado), luz más frontal para iluminar mejor el pelo, la luz de recorte por encima de las cabezas, etc.

Pero para ser una imagen que requirió la colaboración de terceros en un estudio fotográfico alquilado, las condiciones fueron las que fueron y no pude repetir.

Pero salvando todo eso, estoy muy satisfecho con el resultado. La verdad es que viendo lo visto, cuesta de imaginar cómo pudieron hacer tal efecto con un software tan básico como Display (el precursor de Adobe Photoshop), sin herramientas como Tampón o Pincel Corrector, que he encontrado básicas para este tipo de retoque. En serio, me quito el sombrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario